¿Cómo funcionan los seguros de caución?

Quien ya intentó en alguna ocasión alquilar una vivienda sabe que puede encontrarse con muchas dificultades. Una de las principales es encontrar una que se adapte perfectamente a la cantidad de ambientes que necesitás,  al precio que podés pagar mensualmente y a la zona geográfica que mejor queda. Pero, si por uno de esos actos del destino lográs conseguir uno, significa que vas a tener que lidiar con las condiciones que pone el dueño o la inmobiliaria: el depósito, la comisión y la tan temida garantía de Capital.

Esta última suele ser el problema más grande ya que no siempre contamos con un familiar directo o un conocido que cuente con una propiedad en la Ciudad de Buenos Aires y pueda ponerse como garante. Por suerte, ya hace algunos años las empresas aseguradoras están ofreciendo una alternativa para aquellas personas que no pueden acceder a una garantía: un seguro de caución.

¿De qué se trata? Es básicamente un contrato entre una persona y una empresa de seguros, como puede ser OPC Seguros de Cauciones, que funciona como una garantía. De esa manera, se puede cubrir cualquier tipo de pérdida que pudiera producir el inquilino que toma el seguro, protegiendo al propietario del inmueble en caso de que surja algún gasto que no se pague.

De esa manera, la aseguradora estaría en condiciones de indemnizar al dueño de la vivienda en caso de que la persona que está alquilando falla en el cumplimiento de sus obligaciones. De esta manera, el seguro de caución es una buena alternativa tanto para el arrendatario como para el arrendador ya que ambas partes se pueden quedar tranquilas de que se va a cumplir con lo pactado según el contrato de alquiler.

Actualmente, las personas que más suelen tomar este seguro de caución son personas que se mudan a Capital Federal desde alguna de las provincias del interior. Debido a que no siempre cuentan con una persona que tiene una garantía de la Ciudad de Buenos Aires, se opta por esta alternativa que les permite hacer esta operación sin inconvenientes. De hecho, no son muchas las condiciones necesarias para poder acceder a un seguro de caución; en caso de que se trate de una persona física hay que presentar el DNI y recibo de sueldo, mientras que para una persona jurídica se le exige el contrato social o estatuto, la inscripción en AFIP,  una constancia de CUIT, el último balance sellado y una manifestación de bienes, en caso de que los haya.

En ambos casos, la aseguradora va a hacer un chequeo de la información y del historial financiero. La información detallada puede encontrarse en https://segurosdecauciones.com.ar/como-sacar-seguro-caucion/. El precio de este seguro suele variar dependiendo de cuando sea el valor mensual del alquiler y se va pagando en cuotas a la par durante el tiempo que dure el contrato.

Si bien en nuestro país se trata de una alternativa relativamente nueva, el seguro de caución es una buena manera para que tanto el arrendador como el arrendatario cuenten con sus derechos garantizados y celebren un contrato de alquiler en condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *